10 cosas que deberías saber sobre la Gastrectomía vertical

Esquema de una gastrectomía vertical

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Perder peso a veces se convierte en una obsesión. En otros casos, en una necesidad. La gastrectomía vertical poco o nada tiene que ver con “la operación bikini”, es algo serio, pues es nuestra salud la que está en juego. A continuación te detallamos un decálogo de cosas que debes saber sobre este tipo de cirugía cada vez más común.

¿Quién es el paciente idóneo para la gastronomía vertical?

También conocida como gastrectomía en manga, reducción gástrica o gastrectomía parietal o manga gástrica, esta operación quirúrgica debe ser entendida como una última medida para aquellos pacientes que cumplen ciertos criterios relacionados con el peso y la salud. Su grado de peligrosidad viene derivado por la complejidad de la operación, pues consiste en modificar el tamaño del estómago, produciendo directamente cambios drásticos en nuestros hábitos alimentarios diarios.

No debemos olvidar que este tipo de operación no está pensado para quienes quieren hacer una dieta puntual o perder unos kilos de más, ya que el paciente debe estar preparado física y mentalmente antes de entrar en quirófano. La gastrectomía vertical en manga requiere del compromiso de la persona para seguir respetando los hábitos alimentarios impuestos por el equipo de especialistas una vez realizada la operación de reducción de estómago.

Otro de los factores que determina si somos el perfil idóneo al que va dirigido este tipo de operación es el Índice de Masa Corporal (IMC). Aquellos que poseen un IMC superior a 40 son consideradas como poseedoras de una obesidad extrema, y por consiguiente susceptibles de este tipo de operación. Pero, como en todo en la vida, hay excepciones, pues si nuestra masa corporal está entre 30 y 40 pero tenemos factores como la diabetes, entonces sí podría ser recomendable someternos a una gastrectomía vertical. Al margen del IMC, el médico solicitará otras pruebas (análisis de sangre, de glucemia y de lípidos o pruebas renales, entre otras) para comprobar que nuestro organismo podrá afrontar dicha operación. La edad, el sexo o nuestros hábitos de vida serán también importantes.

Antes de la operación se aplicará anestesia general sobre el paciente. La gastrectomía vertical se realizará mediante laparoscopia y el cirujano la seguirá por medio de una cámara diminuta colocada en el abdomen. Esta operación puede tener una duración de entre 60-90 minutos. En ella el cirujano bariátrico da forma de tubo vertical al estómago, extirpando el resto. Con la operación se extirpa aproximadamente el 85% del estómago, por lo que una vez finalizada la operación nuestra bolsa estomacal contará con una  capacidad de entre 57 y 141 gramos de alimento, con lo cual notaremos que nos saciaremos muy pronto.

Flujo del alimento tras la gastrectomía vertical

10 cosas importantes sobre la gastronomía en manga

Una vez analizados en líneas generales los criterios que debe cumplir un paciente para poder ser sometido a una gastrectomía vertical, ahora queremos mostrarles diez cosas que deben conocer del antes, el durante y el después de la operación. 

1. Se trata de una operación destinada a personas con serios problemas de obesidad. No es un mero capricho. Antes de meternos en el quirófano debemos ser conscientes de que la gastrectomía vertical se trata de una cirugía definitiva por lo que es recomendable conocer los pormenores de la misma.

2. En el análisis previo a la operación que nos realiza nuestro médico debemos comunicarle si somos fumadores, si estamos embarazadas, qué medicinas estamos tomando o cuáles son nuestros hábitos diarios. De igual manera, deberemos someternos a una serie de pruebas para verificar y/o descartar si tenemos otros problemas aún no detectados como diabetes, hipertensión arterial o problemas cardíacos-pulmonares.

3. Antes de la operación gástrica, es importantísimo asistir al hospital sanos no sólo físicamente, sino también preparados mentalmente sabiendo los beneficios que esperamos obtener y las consecuencias que ésta intervención podría tener en nuestro organismo. Por ello es importante contar con la posibilidad de acceder a acompañamiento psicológico durante todo el proceso.

4. La duración de la intervención está entre los 60 y los 90 minutos y al realizarse mediante laparoscopia sólo se realizan tres pequeñas incisiones que apenas se notan una vez cicatrizadas.

5. Otra de las ventajas de la técnica laparoscópica es que la recuperación del paciente es más rápida por lo que a los 3 días suele estar de vuelta en casa.

6. Una vez llegados a casa ahora comienza nuestro trabajo. Para continuar bajando de peso y que esta operación resulte efectiva, el paciente deberá seguir las pautas de ejercicio y alimentación que el cirujano y el nutricionista le han aportado.

7. Otra de las características a tener en cuenta de esta intervención es que el paciente empieza a perder peso de manera inmediata tras someterse a la gastrectomía vertical pudiendo llegar a perder en torno a los 50 kilos de peso durante los primeros 6 meses tras la intervención. Según las características y el estado previo del paciente la pérdida de peso se mantendrá en el tiempo durante el año posterior a la intervención.

8. Al contrario que otras técnicas de reducción de estómago, la gastrectomía vertical mantiene intacto el proceso digestivo, ya que no reduce el intestino. Consecuentemente, la absorción de vitaminas y minerales se mantiene en los niveles normales.

9. Al comer nos sentiremos realmente saciados con pequeñas dosis de alimentos. Las comidas deben ser pequeñas para evitar molestias estomacales.

10. Finalmente y no menos importante, hay que tener en cuenta que la reducción substancial del peso lograda con la gastrectomía tubular favoreceremos la mejora o, incluso, desaparición de otras enfermedades asociadas como diabetes tipo II, hipertensión arterial o apnea del sueño.

La gastrectomía vertical es una técnica segura y eficaz para el tratamiento de la obesidad mórbida, y como todo en esta vida es positiva siempre y cuando se actúe con un asesoramiento correcto y nos pongamos en manos de profesionales expertos.

Información sobre Gastrectomía vertical

La gastrectomía tubular o vertical es una de las intervenciones quirúrgicas más utilizadas a la hora de abordar los diferentes casos de obesidad mórbida que existen. se trata de una técnica indicada para los casos más graves de todos y que nos permite perder muchísimo peso en muy poco tiempo.

Consiste en reducir el estómago para poder comer una menor cantidad. Así, al haber sido reducido nuestro estómago, notaremos antes una sensación de plenitud. Por lo que, en general, nuestro cuerpo dejará de comer antes de lo que normalmente hacíamos. Como vemos, se trata de una ventaja psicológica desencadenada por la falta de espacio en el estómago una vez que nos hemos sometido a la gastrectomía vertical.

Desde luego, uno de los errores en los que no debemos caer a la hora de someternos a una gastrectomía vertical es pensar que es una solución por sí misma. No lo es. La gastrectomía vertical es un tratamiento de choque para los casos de obesidad mórbida más severos que hay. No obstante, tenemos que tener en cuenta que este tratamiento de choque debe ser complementado para favorecer y potenciar su efectos positivos en el paciente . Por eso, una vez que nos hemos sometido a una operación de gastrectomía vertical debemos contar con el seguimiento médico idóneo y realizar ejercicios cardiovasculares de forma habitual y realizar una correcta ingesta de calorías. Debemos mantener una dieta sana y equilibrada en todo momento.

La gastrectomía vertical también se llama tubular por el hecho de reducir muchísimo el estómago. De hecho recibe ese nombre al hacer que al reducir el 80% de nuestro estómago este se parezca a un tubo. como vemos, no solamente tenemos la ventaja psicológica de la que habíamos hablado antes, sino que también, al haber menos espacio hay menos capacidad objetiva de llenarnos con comida.

Ventajas de la Gastrectomía vertical

Una de las ventajas de la gastrectomía vertical es el hecho de que nos va a resultar mucho más fácil realizar la dieta. Al tener la sensación de plenitud mucho antes, el esfuerzo psicológico qué debemos hacer para comer menos será mucho menor que el que hacíamos en otras ocasiones. Por eso, la gastrectomía vertical no solo implica la reducción de masa en el momento en el que nos sometemos a ella. Sino que, también implica una mayor facilidad para perder peso en lo sucesivo.

A pesar de todas las características positivas de la gastrectomía vertical, tenemos que tener en cuenta que se trata de una operación quirúrgica. Por lo tanto, no está exenta de riesgos y no debe ser practicada la ligera. En general, antes de meternos en la gastrectomía vertical, nuestro cirujano o médico nos valorará y no someterá a una serie de pruebas que buscan determinar si podemos o no someternos a esta operación.

Como ya citábamos con anterioridad, la gastrectomía vertical es una de las operaciones más invisibles que existen. Estamos ante un tipo de operación que se realiza con unas leves incisiones por las que los cirujanos introducen unas cámaras y unas herramientas con las que retiran la parte del estómago sobrante. La duración de esta cirugía oscila entre la hora y la hora y media, dependiendo de la complicación que pueda ver y del tipo de paciente.

En definitiva, la gastrectomía vertical es una excelente opción con la que cuentan las personas con obesidad para sentar las bases de su recuperación. Es una aliada fundamental de todo el proceso pero ni sustituye ni reemplaza a la necesaria dieta y al esfuerzo y ejercicio diario tan importante en un proceso de este tipo. Si padeces obesidad mórbida, no dudes en ponerte en contacto con tu doctor. Él te aconsejará sobre si debes o no someterte a una gastrectomía vertical.

Dr. Pujol Rafols: Un referente de la Gastrectomía vertical en Barcelona

A la hora de someterse a una intervención quirúrgica es importante tanto disponer de toda la información previa como ponerse en manos de profesionales que nos generen confianza y nos garanticen un acompañamiento y apoyo integral y personalizado durante todo el proceso.

El Dr. Pujol Rafols es el especialista al frente de la Unidad de Cirugía de la Obesidad y Metabólica (UCOM) una unidad que cuenta con un equipo médico especializado y una experiencia de más de 20 años en todo tipo de intervenciones relacionadas con la pérdida de peso como la gastrectomía vertical.  Con una dilatada experiencia, el Dr. Rafols forma parte de la directiva de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (SECO), miembro del Executive Council de la International Society for Metabolic and Bariatric Surgery (IFSO) y ha sido presidente y ponente en múltiples congresos de cirugía bariática. Por todos esos motivos, si está valorando la posibilidad de someterse a una gastrectomía vertical, no dude en pedir cita con el Dr. Pujol Rafols.

Explícanos tu caso y resuelve tus problemas de peso

Ponte en contacto con UCOM para que podamos estudiar tu caso y ofrecerte una solución definitiva y a medida

Pedir cita con el Dr. Pujol

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita con el Dr. Pujol.