10 cosas que debes saber sobre gastrectomía vertical

10 cosas que debes saber sobre gastrectomía vertical

La gastrectomía vertical es una operación bastante seria que sólo se recomienda para casos muy extremos de obesidad. Por eso, no siempre es una de las primeras opciones de las que disponen los pacientes a la hora de someterse a una reducción de su volumen a un adelgazamiento.


En cambio, en ciertos casos extremadamente severos de obesidad, se aconseja practicarle al paciente una gastrectomía vertical. Esta operación consiste en la retirada de una parte del estómago, haciendo así que haya una sensación de saciedad mucho antes de lo que sucedería en circunstancias normales.

Por eso, si éste es tu caso, y estás pensando en someterte a una gastrectomía vertical, en este artículo hemos hecho un repaso de 10 cosas que debes saber sobre esta cirugía antes de someterte a ella. Desde los pros hasta los contras, pasando por todas las informaciones complementarias que debes conocer antes. Aquí las tienes.

 

10 cosas sobre la gastrectomía vertical

1. Se llama vertical porque es vertical. En la gastrectomía vertical, lo que se realiza es una incisión que corta el estómago en dos desde arriba hasta abajo. De tal forma que el conducto estomacal permanece totalmente operativo.

 

2. El tratamiento debe completarse. cuando nos sometemos a una gastrectomía vertical tenemos que tener en cuenta que no se trata de una intervención que cubre y solucione las cosas por sí misma. La gastrectomía vertical únicamente consigue que tengamos menos apetito, pero esto lo deberemos completar con un ejercicio y una serie de pautas sanas.

 

3. Requiere postoperatorio. La gastronomía vertical es una intervención quirúrgica que necesita de un post operatorio. Es algo que tenemos que tener en cuenta, ya que se trata de uno de los últimos recursos para perder peso. De hecho, sólo está recomendada en los casos en los que no podamos adelgazar por nuestros propios medios.

 

4. Reduce el hambre. Al someternos a una gastrectomía vertical nos sentiremos llenos antes. Esto se debe por el hecho de que el estómago es más pequeño. Esta sensación de estar llenos antes, es la que hará que acabemos comiendo menos.

 

5. Es un tratamiento de urgencia. La gastrectomía vertical solo se aconseja en casos en los que no haya ninguna otra manera natural de perder peso. De hecho, se trata de un tratamiento médico de urgencia al que no todo el mundo puede someterse.

 

6. Es segura pero no del todo. La gastronomía vertical se trata de una intervención quirúrgica bastante segura. No obstante, se trata de una operación mayor y no está exenta de riesgos.

 

7. Se requiere anestesia. La gastrectomía vertical es una operación que requiere de anestesia general. Por lo que debemos consultar con nuestro médico y someternos a un análisis general de nuestra salud en el que le contemos todos nuestros antecedentes, si fumamos, si tenemos alguna alergia…

 

8. Requiere seguimiento. Necesitamos realizar un seguimiento médico, tanto antes de someternos a la operación de gastrectomía vertical como una vez que nos hayamos sometido a ella. Hemos de entender que someternos a una operación como esta forma parte de un proceso más complejo de adelgazamiento.

 

9. Puede haber complicaciones. Desde luego, las complicaciones de la gastronomía vertical no son demasiado severas, sin embargo sí que pueden aparecer. Molestias como ardor de estómago o problemas como las hemorragias pueden aparecer en ocasiones.


10. hace falta completar con dieta. Del mismo modo que debemos completar la gastrectomía vertical con una buena rutina de ejercicios, se hace muy necesario adoptar una dieta saludable que nos permita mantener el ritmo de pérdida de peso después de realizar la operación.