La edad necesaria para una cirugía contra la obesidad

La edad necesaria para una cirugía contra la obesidad

Para poder beneficiarse de las ventajas del Método POSE todo paciente debe cumplir y seguir unos requisitos. Y uno de los más importantes es la edad, aunque no el único. Te contamos algunos de los requisitos más importantes que exige el Método POSE.


La obesidad infantil continúa creciendo con prisa y sin pausa en España. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre un 15% y un 18% de los niños en nuestro país ya son obesos. Una patología que podría empujar a estos pequeños a formar parte en el futuro de las más de 641 millones de personas que sufren obesidad en todo el mundo. En un planeta en el que habitan 7.300 millones, esto significa que un 13% de la población mundial ya es obesa. Pero claro, ¿cuál es la edad necesaria para una cirugía contra la obesidad? ¿o desde qué edad una persona puede beneficiarse de las ventajas del Método POSE?

Para someterse a una cirugía contra la obesidad u optar por el revolucionario Método POSE como la mejor manera de perder peso de una forma absoluta y mantenerse así para siempre, el paciente debe seguir una serie de condiciones básicas para poder someterse a este tipo de tratamientos. Y la edad para el Método POSE es también un aspecto clave a tener en cuenta ya que el paciente deberá haber cumplido los 18 años y por tanto ser mayor de edad para poder sumarse a este método con un IMC ≥ 40 kg/m2.

Es recomendable que la obesidad del paciente que se va a someter al Método POSE esté establecida al menos desde hace 5 años para comprobar que, de verdad, se trata de un problema enquistado en el tiempo y no un aumento puntual de peso. Se valorarán también los continuos fracasos de tratamientos supervisados de pérdida de peso, la ausencia de trastornos endocrinos que puedan ser la causa de la obesidad mórbida y que el paciente  tenga una cierta estabilidad psicológica. ¿En qué nos estamos refiriendo con esto? en la ausencia de abuso de alcohol o drogas de la dieta, en la ausencia de alteraciones psiquiátricas mayores  como esquizofrenia y psicosis, retraso mental, trastornos en el comportamiento alimentario como bulimia.

Es importante que el paciente que se somete al Método POSE tenga la suficiente edad mental para entender tanto el proceso, como el postoperatorio que debe seguir. Qué puede y qué no puede comer y qué puede y qué no puede hacer. El objetivo siempre debe ser perseguir y mantener el peso ideal tras el Método.