Cómo afrontar las comidas navideñas con obesidad

comidas navideñas con obesidad

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

A muchas personas obesas afrontar las comidas navideñas les genera un importante grado de estrés y angustia. Incluso aquellas personas que ya se han sometido con éxito a algún tratamiento médico contra la obesidad y han cambiado su vida y sus malos hábitos alimenticios previos pueden sentirse incómodas en este tipo de reuniones. Son sentimientos completamente normales y una reacción lógica al hecho de que durante un puñado de días la comida se convierte prácticamente en el centro de la celebración. Es indudable que eso puede ser difícil de gestionar para quien trata de controlar lo que come y las cantidades.

Aunque este año, debido a las restricciones por la Covid-19, las celebraciones van a ser algo diferentes y vamos a reunirnos con menos personas, los menús copiosos van a seguir teniendo una gran presencia. Pero, tranquila porque una estrategia basada en una serie de sencillas pautas fáciles de seguir como la que te presentamos a continuación puedes lograr que las comidas familiares sean un momento agradable que no nos suponga un aumento de peso.

 

Comidas navideñas con obesidad: estrategia de actuación

 

Vigila el tamaño de las raciones

Muchas veces, en este tipo de comidas, no puedes controlar el menú, pero sí el tamaño de la ración que te sirves. Ten en cuenta que las personas que comen porciones más grandes tienden a ganar peso con mayor facilidad que los que no lo hacen.

Se honesta contigo misma y usa tu criterio para servirte una cantidad razonable de comida en el plato. Es importante que controles el tamaño de las raciones que te sirves; si es necesario, usa platos más pequeños para comer; te servirás menos cantidad de comida.

 

Dedícale el tiempo suficiente a la comida

Siempre que hablamos de alimentación lo decimos: aprender a comer despacio es muy importante. Comer de manera reposada, en vez de engullir, ayuda a percibir las señales que nos envía nuestro organismo cuando empieza a estar saciado, lo que está íntimamente relacionado con el aumento de peso.
Las reuniones Navideñas son perfectas para ello, comer acompañada siempre fomenta la conversación lo que hace que comamos más pausadamente. También es importante dedicarle el tiempo suficiente a masticar correctamente cada bocado. Son dos formas fáciles de no pasarse y que nos permitirán reconocer las señales de saciedad y contribuirá a que consumamos menos calorías.

 

No te olvides de las proteínas

Los menús navideños suelen contener una alta cantidad de carbohidratos y ser bajos en proteínas. Sin embargo, la proteína es importante para el organismo ya que contribuye a la saciedad y puede ser útil para mantener el peso. Por ello, es importante incluir su ingesta en cada comida.

De hecho, comiendo proteínas disminuiremos la ingesta de calorías ya que, con ella, reduciremos el hambre. También es beneficiosa para controlar el peso al aumentar los niveles de hormonas reductoras del apetito y el metabolismo.

Son fuentes de proteínas las carnes rojas, las aves, el pescado y algunos vegetales como las judías. Idealmente debemos ingerir entre 25 y 30 gramos de proteína con cada comida.

 

La fibra también es importante

La fibra es otro nutriente importante para el organismo importante a la hora de evitar el sobrepeso ya que induce la sensación de plenitud. Algunos estudios demuestran que el aumento de fibra dietética reduce la ingesta total de calorías, lo que puede ayudar a prevenir el aumento de peso.

Por desgracia, como en el caso de la proteína, muchos alimentos típicamente navideños carecen de cantidades adecuadas de fibra dietética. Por ello, debes hacer todo lo posible por comer alimentos ricos en fibra como frutas, verduras, legumbres, frutos secos, semillas y cereales integrales.

 

Vigila las bebidas

Otro clásico de las comidas navideñas son las bebidas alcohólicas y azucaradas. Este tipo de bebidas contienen una significativa cantidad de azúcares y calorías que pueden contribuir a provocarnos un aumento de peso. Además, el consumo de alcohol, en muchas ocasiones, está relacionado con un aumento del apetito que nos lleva a comer más de la cuenta.

Cuando se trata de controlar el peso es muy recomendable limitar al máximo este tipo de bebidas de alto contenido calórico.

 

Limita los dulces

Turrones, polvorones, mantecados… Parece que las comidas de Navidad son sinónimo de postres y dulces. Están por todas partes y eso puede provocar un consumo excesivo de azúcar y grasas saturadas, causas de aumento de peso muy comunes.

No siempre es fácil renunciar a postres que nos gustan, sobretodo a este tipo que aparecen sólo unos pocos días en el menú, aunque hay que intentar por todos los medios evitar el abuso. Una buena estrategia es fijar previamente un número de porciones y no pasarse de él, saboreando cada una de las porciones lentamente.

 

Planifica tus comidas

Como decíamos al principio, en muchas ocasiones no podemos controlar el menú, porque comemos fuera de casa o no lo cocinamos nosotros, pero lo que sí podemos hacer en todos los casos es preguntar cuál será el menú y anticiparnos. Esto nos permitirá planificarnos de diversas maneras: Concienciarnos y decidir con tiempo suficiente cuánto vamos a comer o, incluso, llevar a la comida nuestro propio plato.

Conociendo el menú con anterioridad podemos también, comer algo de fruta a media mañana, para llegar a la comida del mediodía menos hambrientos. Un buen truco para saciarnos antes en el momento de la comida familiar.

 

Con estos 7 sencillos consejos, tu convencimiento y tu fuera de voluntad conseguirás las comidas navideñas con obesidad dejen de ser un problema.

Explícanos tu caso y resuelve tus problemas de peso

Ponte en contacto con UCOM para que podamos estudiar tu caso y ofrecerte una solución definitiva y a medida

Pedir cita con el Dr. Pujol

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita con el Dr. Pujol.