La falta de vitamina D engorda: mito o realidad

La Vitamina D engorda: ¿Mito o realidad?

En el mundo de la salud y la nutrición  los mitos y las realidades a menudo se entrelazan y uno de los temas que ha despertado considerable interés y debate es la afirmación de que la vitamina D engorda. A lo largo de este artículo, exploraremos esta cuestión a fondo, investigando si existe una base científica sólida detrás de esta afirmación.

Tabla de contenidos

¿Qué es la vitamina D y por qué es importante?

En primer lugar debemos conocer qué es la vitamina D y cual es su función en nuestro organismo. Conocida científicamente como calciferol, es una vitamina liposoluble esencial para el funcionamiento adecuado de nuestro organismo. A diferencia de las vitaminas solubles en agua, que se disuelven en ella y son excretadas por el cuerpo cuando se encuentran en exceso, las vitaminas liposolubles, como la vitamina D, se almacenan en los tejidos grasos y en el hígado. Esta característica le confiere una importancia única y un papel significativo en diversas funciones corporales.

Función Principal: Regulación del Metabolismo del Calcio y el Fósforo

La función primordial de la vitamina D es la regulación del metabolismo del calcio y el fósforo en el cuerpo. Este proceso es esencial para la salud ósea, ya que la vitamina D ayuda tanto a absorber el calcio de los alimentos que consumimos como a mantener la densidad y la fortaleza de los huesos. La falta de vitamina D puede resultar en una absorción inadecuada de calcio y, a lo largo del tiempo, puede contribuir a la debilidad ósea y afecciones como la osteoporosis.

Importancia en la Salud Ósea

Una cantidad adecuada de vitamina D es fundamental durante todas las etapas de la vida, desde la infancia hasta la vejez, para garantizar la formación y el mantenimiento de huesos fuertes y sanos. En los niños, la deficiencia de vitamina D puede llevar a una enfermedad conocida como raquitismo, caracterizada por el debilitamiento de los huesos y deformidades esqueléticas.

En adultos, la falta de vitamina D está asociada con una mayor fragilidad ósea y un mayor riesgo de fracturas, especialmente en personas mayores. Es importante destacar que la salud ósea no solo depende de la ingesta de calcio, sino también de la capacidad del cuerpo para absorberlo y utilizarlo, un proceso en el que la vitamina D desempeña un papel crítico.

Otras Funciones de la Vitamina D

Además de su importancia en la salud ósea, la vitamina D también influye en otras funciones corporales. Se ha investigado su papel en la regulación del sistema inmunológico, la función cardiovascular y la salud neuromuscular. Aunque se necesita más investigación para comprender completamente estos efectos, se ha sugerido que la vitamina D puede desempeñar un papel en la reducción de la inflamación y en la protección contra ciertas enfermedades.

La vitamina D, por tanto, es una vitamina esencial que va más allá de la salud ósea y desempeña múltiples funciones en el cuerpo humano. Su papel crítico en la regulación del metabolismo del calcio y el fósforo la convierte en un nutriente fundamental para mantener huesos fuertes y prevenir trastornos óseos, pero también se investiga su influencia en otros aspectos de la salud humana. La relación entre la falta de vitamina D y la obesidad es un tema de interés científico en constante evolución. 

la afirmación de que la Vitamina D engorda no es cierta
La Vitamina D está relacionada con la salud ósea y juega un papel en la salud neuromuscular, y cardiovascular. Ninguna evidencia demuestra que la Vitamina D engorda.

Con lo que hemos visto hasta ahora ya contamos con fundamentos suficientes para dudar de las afirmaciones en torno a que la vitamina D engorda pues, como hemos visto, entre sus principales funciones en el cuerpo humano no hay ninguna estrechamente relacionada con la obesidad. 

Desmontando el Mito de que la Vitamina D Engorda

A pesar de las afirmaciones que han circulado en torno a que la vitamina D puede causar el aumento de peso, es esencial aclarar que la vitamina D en sí misma no es un factor directo de ganancia de peso u obesidad. Aquí, desentrañamos este mito y explicamos en detalle por qué la falta de vitamina D no es la causa principal de la obesidad.

De hecho, algunos estudios indican que es la falta de vitamina D lo que podría desembocar en problemas relacionados con la Obesidad

La vitamina D en sí misma no es un factor directo de ganancia de peso u obesidad aunque algunos estudios demuestran que la falta de vitamina D podría desembocar en problemas relacionados con la Obesidad.

Los estudios han sugerido varios vínculos potenciales entre la falta de vitamina D y la obesidad:

Metabolismo de las Células Grasas

Se ha propuesto que la vitamina D podría influir en el metabolismo de las células grasas (adipocitos) y su capacidad para almacenar y liberar grasa. Al contrario de lo que podría extraerse de la afirmación de que la vitamina D engorda, la falta de vitamina D contribuiría a una mayor acumulación de grasa.

Resistencia a la Insulina

La resistencia a la insulina es un factor relacionado con la obesidad y la diabetes tipo 2. Algunas investigaciones sugieren que la falta de vitamina D podría estar vinculada a un mayor riesgo de resistencia a la insulina, lo que potencialmente podría contribuir al desarrollo de la obesidad y la diabetes tipo 2.

Regulación del Apetito

Se ha investigado la posibilidad de que la vitamina D desempeñe un papel en la regulación del apetito y la saciedad. Algunos estudios han explorado cómo la vitamina D podría influir en las hormonas relacionadas con el apetito, aunque los mecanismos exactos aún se están investigando.

Inflamación Crónica

La inflamación crónica es un componente que se asocia con la obesidad. La falta de vitamina D también se ha relacionado con la inflamación sistémica. Algunos investigadores sugieren que la vitamina D podría influir en la inflamación y, por lo tanto, en la obesidad, aunque se necesita más investigación para comprender completamente esta relación.

Diversidad de Poblaciones

Es importante destacar que la relación entre la falta de vitamina D y la obesidad puede variar entre diferentes poblaciones y grupos de edad. Los estudios han explorado esta relación en diversos contextos, incluidos niños, adultos mayores y personas con enfermedades metabólicas, y han obtenido resultados variados.

Recomendaciones para mantener niveles adecuados de vitamina D

Asegurar niveles adecuados de vitamina D en el organismo es fundamental para promover la salud ósea, la función inmunológica y potencialmente influir en otros aspectos de la salud. Aquí se presentan recomendaciones prácticas para ayudarte a mantener niveles óptimos de vitamina D:

Exposición al Sol Controlada

La exposición al sol es una fuente natural de vitamina D. Para obtener vitamina D de esta manera, se recomienda exponer al menos la cara, los brazos y las piernas al sol durante unos 15-30 minutos al día.

La duración de la exposición necesaria puede variar según la ubicación geográfica, la temporada y la pigmentación de la piel. Siempre es importante evitar quemaduras solares y tomar precauciones adecuadas, como el uso de protector solar después de la exposición recomendada.

Alimentos ricos en Vitamina D
La ingesta de alimentos ricos en vitamina D contribuye a mantener los niveles óptimos de esta vitamina en nuestro organismo.

Consumo de Alimentos Ricos en Vitamina D

Es importante incluir en la dieta alimentos ricos en vitamina D, como pescados grasos (salmón, atún, caballa), yema de huevo, hígado de vaca y alimentos fortificados, como leche, cereales y zumo de naranja. Incorporar estos alimentos puede aumentar tu ingesta de vitamina D y contribuir a mantener niveles adecuados.

Suplementación de Vitamina D

En casos de deficiencia de vitamina D o cuando no se puede obtener suficiente a través de la exposición solar y la dieta, los suplementos de vitamina D pueden ser recomendados por un profesional de la salud. Consulta a tu médico antes de tomar suplementos de vitamina D para determinar la dosis adecuada según tus necesidades individuales.

Exámenes de Sangre para Medir los Niveles de Vitamina D

Los niveles de vitamina D pueden ser establecidos a través de un análisis de sangre, esto proporcionará información precisa sobre el estado de vitamina D. Tu profesional de la salud podrá interpretar los resultados y brindarte orientación personalizada.

Tomar en consideración Factores Individuales

La necesidad de vitamina D puede variar según la edad, el género, la ubicación geográfica y otros factores individuales. Es importante trabajar en estrecha colaboración con tu profesional de la salud para determinar las recomendaciones específicas para tu situación.

Mantener niveles adecuados de vitamina D es esencial para la salud ósea, la función inmunológica y posiblemente otros aspectos de la salud. Siguiendo estas recomendaciones, puedes ayudar a garantizar que tu organismo reciba la cantidad adecuada de vitamina D y promover tu bienestar general.

La Importancia de un Enfoque Integral en el tratamiento de la Obesidad

Si bien, como hemos visto, la falta de vitamina D puede estar relacionada con la obesidad, es fundamental comprender que la obesidad es un problema complejo y multifacético. No se puede atribuir exclusivamente a un solo nutriente o deficiencia. Los factores dietéticos, el nivel de actividad física, la genética y otros aspectos del estilo de vida también son componentes importantes del aumento de peso y la obesidad.

Por tanto, mientras continuamos investigando la relación entre la falta de vitamina D y la obesidad, es esencial abordar la obesidad de manera integral, incluyendo una alimentación equilibrada, la actividad física regular, el control del apetito y la atención a factores ambientales y genéticos.

Conclusión: ¿La Vitamina D engorda? Una respuesta más allá del mito

En este análisis, hemos explorado a fondo la relación entre la falta de vitamina D y la obesidad, desentrañando un mito que ha circulado durante mucho tiempo de que la vitamina D engorda. Si bien esta idea ha generado interés y debate, es crucial aclarar que la vitamina D en sí misma no es una causa directa de la obesidad. En cualquier caso, es la falta de vitamina D la que se relaciona con casos de aumento de peso aunque hay que tener en cuenta que relación no implica causalidad.

La obesidad es una afección compleja y multifactorial que involucra una amplia gama de influencias genéticas, ambientales, dietéticas y de estilo de vida. Si bien algunos estudios han encontrado asociaciones entre niveles bajos de vitamina D y un mayor riesgo de obesidad, estas asociaciones no establecen una relación causal directa. La falta de vitamina D es un factor contribuyente, pero no es el único ni el factor principal detrás del aumento de peso y la obesidad.

Es importante recordar que la vitamina D desempeña un papel fundamental en la salud ósea, el metabolismo y la función inmunológica, entre otros aspectos de la salud. Mantener niveles adecuados de vitamina D es esencial para el bienestar general.

La idea de que la vitamina D por sí sola engorda es un mito que requiere una evaluación más precisa de los factores que contribuyen a la obesidad. Abordar la obesidad de manera efectiva implica un enfoque integral que incluye una dieta equilibrada, la actividad física regular, la atención a la salud mental y la consideración de factores individuales.

En última instancia, la vitamina D es una pieza importante en el rompecabezas de la salud, pero no es la respuesta definitiva al problema de la obesidad. La comprensión de la obesidad requiere una visión completa y una apreciación de su complejidad, lo que nos lleva a reconocer que la falta de vitamina D no es la causa principal de la obesidad, sino un elemento en el panorama general de la salud.

Por lo tanto y por todo lo expuesto en este artículo, es falso afirmar que la Vitamina D engorda.

Recursos relacionados:

Estas son las fuentes consultadas para la realización de este contenido:

  1. Alonso López, C. , Ureta Velasco, N. , Pallás Alonso, CR. , Grupo PrevInfad. Vitamina D profiláctica. Pediatría Atención Primaria XII, 47, 2010..
  2. Mellany Zepeda, Julio Pérez, Carlos Doepking. Suplementación con vitamina D en enfermedad inflamatoria intestinal: una revisión narrativa. Medware, revista médica revisada por pares, 2022.
  3. Merino, O., Gregório, B., Sampaio, F., Sánchez, R., & Risopatrón, J. Role of Vitamin D in the Development of Obesity. International Journal of Morphology, no 35, 2017.
  4. QUERALES, MARVIN ISAAC, CRUCES, MARÍA ELENA, ROJAS, SUSAN, & SÁNCHEZ, LISSETTE. Deficiencia de vitamina D: ¿Factor de riesgo de síndrome metabólico? Revista médica de Chile, no 138, 2010.
  5. Gabriela María Loya-López, Sergio Arturo Godínez-Gutiérrez, Erwin Chiquete, Lorena Valerdi-Contreras, Valeria Taylor-Sánchez. Niveles de vitamina D en pacientes con sobrepeso y obesidad y su asociación con resistencia a la insulina. Revista de Endocrinología y Nutrición vol. 19, no. 4, 2011.
  6. Izaola, Olatz, Luis, Daniel de, Sajoux, Ignacio, Domingo, Joan Carles, & Vidal, Montserrat. Inflamación y obesidad (lipoinflamación). Nutrición Hospitalaria, no 31, 2015.
Contenido revisado por:
Dr Joan Pujol
Dr. Pujol Rafols
Titulado como Experto por la Sociedad Española de Cirugía Bariátrica y Metabólica. Jefe de Cirugía General y Digestiva del Hospital Tres Torres (Barcelona) y Jefe de la Unidad de Cirugía Bariátrica y Metabólica (UCOM) PREMIO IFSO 2012. Ver perfil completo.
Dr Joan Pujol
Dr. Pujol Rafols
Título de Experto por la Sociedad Española de Cirugía Bariátrica y Metabólica.
Ver perfil completo.
Explícanos tu caso y resuelve tus problemas de peso

Ponte en contacto con UCOM para que podamos estudiar tu caso y ofrecerte una solución definitiva y a medida

Pedir cita con el Dr. Pujol

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita con el Dr. Pujol.