¿De qué está hecho un balón intragástrico?

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

El balón intragástrico se ha convertido en la mejor opción para aquellas personas que quieren adelgazar sin tener porque someterse a una cirugía. Sin embargo, la falta de información sobre esta técnica puede provocar el recelo de ciertas personas que, entre otras cuestiones se preguntan, ¿de qué está hecho un balón intragástrico? En realidad, ¿qué estamos insertando en nuestro cuerpo? Te lo contamos.

Cada vez son más las personas que en su lucha contra la obesidad optan por el balón intragástrico para facilitar la pérdida de peso. Sin embargo, aún las hay que por desconocimiento y falta de información se muestran incluso temerosas ante este sencillo método que es rápido, indoloro y cómodo. Y se preguntan, ¿de qué está hecho un balón intragástrico? ¿qué estamos introduciendo dentro de nuestro estómago?

Un balón intragástrico no es más que una esfera de silicona totalmente segura y que no presenta ningún riesgo para la salud. Una vez introducida en el estómago siempre bajo control endoscópico, ésta se rellena con 600 cc de agua y posteriormente se deja flotando libremente en la cavidad gástrica. Sin más. Al ocupar una parte del estómago y dificultar así su vaciado, el paciente tiene ipso facto una importante disminución de la sensación de hambre y también de la ansiedad que le empuja a comer, en ocasiones, sin control y que pueden desencadenar a esa obesidad.

El objetivo del balón intragástrico no es solo que el paciente pierda peso, sino que lo mantenga conforme pasen los meses. Para ello es importante el hacer un mínimo de ejercicio diario, aunque sea salir a andar de 30 a 60 minutos, y hacer dieta. Optar por un balón intragástrico siempre es recomendable que vaya acompañado a posteriori con un médico especialista que diseñe una dieta personalizada con el objetivo de no ganar peso, de tener un peso saludable y que el paciente no tenga sensación de hambre o ansiedad en cualquier momento.

A la pregunta, ¿de qué está hecho un balón intragástrico? También la acompaña muchas veces el cómo se realiza la introducción de éste dentro del estómago del paciente. Simplemente se realiza de forma ambulatoria, con una sedación ligera controlada por un anestesista y siempre bajo control endoscópico. Se introduce el balón y el endoscopio por la cavidad oral sin cirugía. En realidad se trata de una técnica que no dura más de 20 minutos y dentro de los 30 a 45 minutos posteriores, el paciente ya se puede ir a casa. Los primeros tres días puede sentir molestias en el estómago e incluso náuseas pero es normal. El estómago se debe ir adecuando al balón intragástrico. El balón se lleva durante seis meses y después se debe retirar.

Quiero información sobre Balón gástrico

A la hora de luchar contra la obesidad son muchos los métodos que existen. desde luego, ninguno sustituye ni reemplaza a llevar una buena higiene de vida: practicar deporte diariamente y llevar una dieta sana.

No obstante existen una serie de intervenciones que nos pueden ayudar mucho entre los que destaca el que se ha venido en llamar “balón gástrico”. Que consiste ni más ni menos que en la colocación de un balón gástrico o pelota de silicona en el interior del estómago. Esta práctica tiene por objetivo buscar reducir el apetito al colocar dentro del estómago un peso similar al que podría tener la comida. Estos balones gástricos están fabricados en un material que es totalmente compatible con la biología de nuestro cuerpo y que no le supone ningún tipo de daño. Al estar en el interior de nuestro cuerpo nos provocan una sensación de saciedad.

A poco que haya una presencia en el estómago de comida, los balones gástricos hacen que sintamos pesadez en el estómago y sensación de estar ya llenos. De esta manera, nuestro cerebro recibirá el impulso de que ya estamos saciados, por lo que comeremos mucho menos y nos resultará mucho más fácil reducir el consumo de calorías. ¡Se acabó esa fuerza de voluntad sobrehumana!

El balón gástrico permanece 7 meses dentro de nuestro cuerpo, tras los cuales he retirado de forma endoscópica de la misma manera en que fue colocado.
Tenemos que tener en cuenta que el balón gástrico es uno de los métodos más interesantes cuando no estamos ante una situación de obesidad mórbida severa. Y es que la colocación del balón gástrico es una de las opciones que tienen las personas que desean perder más de 12 kilos de forma controlada y sin tener que estar en situación de exceso de peso.

Desde luego, al igual que otras técnicas, debe realizarse un estudio previo completo al paciente para comprobar que sea apto para él. Además, no debemos olvidar como ya hemos señalado antes la importancia de tener una asistencia médica, psicológica y nutricional.

El aspecto positivo del balón gástrico, además del hecho de que pueda ser utilizado por personas que no están en una situación de obesidad extrema, es la fácil colocación. situarlo dentro de nuestro estómago se hace de forma totalmente indolora y sin ningún tipo de molestia. Tampoco hay cirugía de ningún tipo: el método de aplicación es sencillo. Primero se realiza una primera cita en la que el médico responsable de evaluar al paciente que quiere someterse a la colocación del balón gástrico.

Una vez que se ha determinado su posibilidad, se coloca de forma sencilla y rápida sin hospitalización. y es que el balón gástrico es tan sólo un globo de silicona que se introducen vacío de forma endoscópica. Este proceso se realiza con el paciente sedado por lo que el dolor es mínimo o nulo. En cuanto el balón ha sido colocado se le aplica una solución salina estéril. Una vez que se ha colocado, el paciente puede irse a casa en el mismo momento. No existe necesidad alguna de guardar un periodo de post operatorio ni, tampoco, de estar hospitalizado.

Eso sí, tenemos que tener en cuenta que una vez que nos hemos colocado el balón gástrico tenemos que practicar ejercicio a diario y controlar nuestra dieta. Y es que durante los 7 meses siguientes tendremos que aprovechar esta oportunidad para perder peso a través de una rutina deportiva y una modificación de la dieta para poder adelgazar.

Transcurridos los 7 meses, el doctor nos retirará el balón gástrico en otra intervención similar a la primera. De igual forma que la primera vez, tampoco será necesario en esta ocasión someternos a ningún tipo de post operatorio ni de periodo de hospitalización.

Explícanos tu caso y resuelve tus problemas de peso

Ponte en contacto con UCOM para que podamos estudiar tu caso y ofrecerte una solución definitiva y a medida

Pedir cita con el Dr. Pujol

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita con el Dr. Pujol.

Reanudamos nuestra actividad médica

El próximo 15 de junio reanudamos la actividad de la Unidad de Cirugía de la Obesidad y Metabólica (UCOM). Hemos establecido una serie de medidas de prevención para nuestros pacientes con el fin de para evitar cualquier contagio por COVID-19.