reducción de estómago

El bypass gástrico o reducción de estómago, método para acabar con la obesidad

La obesidad está considerada actualmente como la epidemia del siglo XXI.

A pesar de los esfuerzos en educación a través, por ejemplo, de campañas sanitarias de prevención, no se ha logrado vencer esta enfermedad que cada año se lleva a 2,8 millones de personas en el mundo.
Actualmente, España es el país de Europa con más casos de sobrepeso después del Reino Unido. A pesar de gozar de la conocida dieta mediterránea, considerada por los nutricionistas como el sistema alimentario más saludable del mundo, la incorporación de hábitos poco saludables como la ingesta de alimentos industrializados y el fast food, combinado con el sedentarismo ha provocado el incremento del sobrepeso y la obesidad en nuestra sociedad.
La medicina aboga por la prevención como primera vía para evitar el sobrepeso. Pero cuando una persona sufre obesidad sostenida en el tiempo, exponiendo su vida a serios riesgos de salud, la única solución efectiva es la cirugía bariátrica, también conocida como cirugía de la obesidad.
Existen distintas técnicas de cirugía bariátrica y es el médico quién decidirá cuál es la técnica adecuada para cada paciente. El Dr. Juan Pujol Rafols, referente en el campo de la cirugía de la obesidad en España, explica que una de las técnicas más practicadas es el bypass gástrico o reducción de estómago, indicada para personas con un IMC superior a 40.
La reducción de estómago es la intervención más realizada en el mundo y con resultados más contrastados. Consiste en modificar la anatomía del estómago y/o del circuito intestinal para reducir el peso corporal. La reducción de estómago es un método completamente distinto a la banda gástrica o al balón gástrico ya que éstos no alteran la anatomía natural.
El Dr. Pujol Rafols afirma que “la reducción de estómago es actualmente una intervención mucho menos invasiva que año atrás puesto que habitualmente la realizamos por medio de la técnica de laparoscopia, implicando una incisión muy pequeña en el vientre del paciente”. Aun así, el paciente debe saber que el tratamiento contra la obesidad no acaba después de la operación ya que hay que seguir una serie de indicaciones dietéticas saludables para no recuperar peso, así como tener una vida activa. Incorporar el deporte en la visa diaria es una de las claves.
La obesidad es una patología provocada por exceso de peso en el organismo. La masa grasa, igual que la ósea o muscular, es necesaria en el cuerpo pero no en exceso. Es importante señalar que este incremento de grasa no se encuentra solo debajo de la piel, sino por todo el organismo: en el hígado, entre las fibras musculares del corazón y en las paredes de las arterias, provocando problemas de colesterol, apneas del sueño, sobrecarga articular, diabetes, algunos tipos de cáncer… Los datos demuestran que las personas que sufren obesidad viven entre 15 y 20 años menos que el resto y además viven con una calidad deficiente.
-

Ejemplos de pacientes que han superado la obesidad con alguno de nuestros tratamientos:

 
Pide tu cita con el doctor:
https://www.cirugiayobesidad.es/contacto
https://drpujolcirujano.com
Teléfono: 699956515
 

Los fundamentos de una dieta equilibrada tras una reducción de estómago

Una reducción de estómago es una de las operaciones quirúrgicas más demandadas entre aquellos pacientes que sufren de una obesidad severa y necesitan reducir el estómago para conseguir llevar una vida normal y regular su apetito.

Esta operación de reducción de estómago, que practican médicos especialistas como el Dr. Joan Pujol Rafols, está caracterizada por ser una intervención muy precisa y no excesivamente invasiva que reduce la masa del estómago al punto de que, en lo sucesivo, tengamos menos hambre y podamos estar saciados mucho antes de lo que sería lo habitual antes de la operación. De esta manera, al estar saciados antes, podremos ingerir menos calorías por lo que, de modo automático, perderíamos peso.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la reducción de estómago no es el fin de ningún tratamiento, sino un medio más en la lucha contra la obesidad. Igual de importante que el éxito de la operación de reducción de estómago que practica el Dr. Joan Pujol Rafols, es adoptar una buena dieta en consonancia tras la operación. Muchos pacientes piensan que con la reducción de estómago está todo hecho y esto no es así, pues es vital adaptar al organismo a una forma más sana de comer para evitar reincidir y volver a cometer el mismo tipo de errores.

Comer bien tras una reducción de estómago es fundamental

Los nutricionistas y médicos especialistas de las reducciones de estómago, como el Dr. Joan Pujol Rafols, recomiendan todos optar por una dieta equilibrada que haga que nuestro cuerpo pueda reconducir sus hábitos alimenticios y adoptar una forma de comer y de vivir mucho más saludable de la que llevábamos antes. De esta forma, la dieta estará caracterizada por integrar alimentos de toda la pirámide alimenticia en las dosis necesarias.

Desde luego, una dieta ideal será adecuada a la edad, el peso y la situación personal del paciente que se ha sometido a una reducción de estómago; sin embargo, hay una serie de elementos comunes de toda dieta equilibrada que contribuye a restablecer los parámetros correctos y saludables del organismo. Por ejemplo, hay que tener a los hidratos de carbono como base de la dieta.

Es cierto, los hidratos de carbono “engordan”; sin embargo provocan un efecto de saciedad en el organismo y son muchísimo más saludables que las grasas o las grasas trans que tanto daño hacen al cuerpo humano. Así, estos hidratos saludables como el pan (integral de preferencia) o el arroz deben ser la base de una buena alimentación; siempre ingeridos con moderación. Después, en el segundo escalón y los segundos en cantidad, estarían las frutas y verduras, que nos aportarían vitaminas y nutrientes y las proteínas tales como la leche, los huevos y el pescado.

Preferiremos para una dieta equilibrada tras una reducción de estómago la carne blanca a la roja y al combinar elementos de estos tres grupos (vitaminas, hidratos y proteínas) conseguiremos el equilibrio que el cuerpo necesita. Sólo de forma muy esporádica y contada podremos incorporar a nuestra dieta grasas y, desde luego, en una menor medida de la que consumíamos antes además de optar siempre por las más saludables como el aceite de oliva virgen.

 

¿Cuándo una reducción de estómago se convierte en necesaria?

Los controles de peso y dietas son una tarea muy delicada, llena de miles de detalles en los que a veces puede resultar frustrante tanto para un paciente con obesidad, como para su médico o nutricionista. Para ello existen intervenciones quirúrgicas  que muchos consideran extremistas, como la reducción de estómago. Pero para algunas personas el no tomar esta salida puede resultar tarde a la hora de generar un cambio de salud satisfactorio en sus vidas.


Bien es cierto que si los beneficios de una dieta no ofrecen resultados instantáneos, todo dependerá del paciente. Pero en muchos casos no llegan ni siquiera a resultar, es allí cuando la reducción de estomago guarda una inmejorable solución para poder reforzar ese proceso de cambio de vida en busca del bienestar. La persona al registrar un IMC superior a 34,9 se considera obesidad grave o mórbida y puede ser candidata a esta intervención quirúrgica.

Esta intervención está prescrita solo para personas entre los 18 y 60 años de edad, tomando en cuenta algunos índices de su salud general y después de muchos exámenes. Entre esos se analiza el por qué no pierde peso con las dietas e indicaciones y se analiza su masa corporal. De no realizar este tipo de intervención puede resultar más riesgoso, pues su salud juega peligro. Por ejemplo,  una persona con un IMC por encima de 36 o padece de enfermedades cardiacas o diabetes tipo 2; o apnea del sueño, lesiones articulares, patologías de hígado, es necesario considerar la cirugía de reducción de estomago con celeridad.

La reducción del estomago puede producirse en cuatro tipos de intervenciones quirúrgicas, conocidas como bypass-gástrico, banda gástrica, balón gástrico y gastrectomía vertical. El procedimiento más popular es la división del estomago con grapas, donde la parte superior será la más grande y donde se almacene los alimentos ingeridos, teniendo una capacidad de aproximadamente 28 gramos, luego se expenderá poco a poco. Esta bolsa se reconectará con el intestino delgado llevando a producir en la persona una sensación de llenura, que le impedirá consumir grandes cantidades de comida.

Más beneficios que riesgos

Si bien toda operación o intervención quirúrgica  tiene su riesgo, es necesario que el paciente reconozca sus pros y contras. Haciendo especialmente hincapié en las consecuencias positivas que esto trae a su salud, para que la reducción de estomago tenga éxito en su evolución y aceptación por parte del paciente. Pero lo principal es que este reconozca que debe cambiar los  hábitos de alimentación, aunque al reducir el estomago lo internalizara mejor y se verá reflejado de manera rápida y efectiva.

El control y seguimiento médico es muy importante para que la reducción de estomago llegue a brindar los resultados esperados. Un control dietético no debe abandonarse, ni asumir que con ingestas mucho más pequeñas se recupere un estado óptimo de salud. El paciente debe comprometerse junto a su equipo médico a aprender a comer y a mantener una vida sana, para que luego la intervención haga su trabajo de manera independiente.

-------------------------------------------------------

"Tu cirugía en buenas manos"

Contactar con el Dr. Joan Pujol Rafols: https://www.cirugiayobesidad.es/contacto

 

 

10 cosas que deberías saber antes de una reducción de estómago

Someterse a una operación de reducción de estómago como las que realiza el Dr. Joan Pujol Rafols es una decisión muy importante que las personas aquejadas de obesidad pueden tomar a lo largo de su vida y que mejorará su calidad de vida de forma muy clara.


No obstante, someterse a una reducción de estómago implica ser consciente de una serie de cosas. Hay que tener mucha información antes de someterse a esta operación y poder disfrutar de una vida sana, normal y plena. Pues es el disfrutar de esta vida plena lo que nos mueve a querer someternos a una cirugía de reducción de estómago en el servicio de cirugía específica del Dr. Joan Pujol Rafols.

Cosas que saber antes de realizar una reducción de estómago

 

1. No es un capricho: realizar una cirugía de reducción de estómago no es un capricho, sino que es algo que se realiza cuando la obesidad está ya muy avanzada y es la forma más idónea de atajar rápidamente este problema.

2. Hay que cambiar los hábitos: por supuesto que una operación de reducción de estómago va a ayudarnos muchísimo a estar más sanos y sentirnos mejor con nosotros mismos. No podemos olvidar que hay que cambiar los hábitos en cuanto al ejercicio que practicamos y a la manera en la que comemos, o de lo contrario volveremos a recaer.

3. Prepararse físicamente: la operación de reducción de estómago es una operación muy segura. No obstante, es necesario estar preparado físicamente para ella y mantener una rutina de ejercicios tanto antes como después de someternos a la operación y una vez transcurrido el periodo posoperatorio.

4. Prepararse mentalmente: igual que es importante estar preparado físicamente de cara a someterse a una reducción de estómago, es igualmente importante prepararse de forma mental para esto. Hay que ser consciente del paso que estamos dando y de las implicaciones que tiene.

5. Posoperatorio activo: la preparación mental y física para una operación de reducción de estómago no debe de ser sólo anterior. Una vez hayamos hecho la operación es necesario continuar con nuestra rutina de ejercicios para evitar caer en el mismo problema.

6. Tres horas y con cámara: conviene entender cómo va a ser la operación de reducción de estómago: se usará una cámara para evitar realizar incisiones o cortes y la operación durará aproximadamente unas tres horas.

7. Nos saciaremos antes: una vez que nos hayamos sometido a la operación de reducción de estómago, tenemos que tener en cuenta que nos saciaremos antes y que comeremos en mucha menor cantidad que ahora.

8. Puede haber consecuencias (gastritis): las consecuencias de una operación de reducción de estómago no son peligrosas, pero sí conviene conocer qué nos puede pasar. Podemos tener algún tipo de molestia, irritación o inflamación del estómago (gastritis) como consecuencia de la operación.

9. Coste entre 8.000 y 12.000€: en función del caso concreto, conviene conocer que el coste de una operación de reducción de estómago se sitúa entre los 8.000 y los 12.000 euros para una intervención.

10. Es un equipo con experiencia: conviene conocer la experiencia del personal que nos va a tratar, como por ejemplo el Dr. Joan Pujol Rafols, que tiene años de experiencia al mando de su clínica en realizar este tipo de intervenciones.

-------------------------------------------------------

"Tu cirugía en buenas manos"

Contactar con el Dr. Joan Pujol Rafols: https://www.cirugiayobesidad.es/contacto

 

 

Reducción de estómago por ByPass gástrico, dieta a seguir

Qué duda cabe que someterse a una reducción de estómago mediante un proceso de ByPass gástrico es una de las mejores opciones cara a conseguir la tan ansiada pérdida de peso y conseguir mantenerla durante un largo periodo de tiempo. Eso sí, siempre es importante que el paciente lleve a cabo a posteriori una dieta específica tras una reducción de estómago por ByPass gástrico. El Dr. Pujol Rafols nos ofrece algunas pautas…


Tras una intervención de reducción de estómago por ByPass gástrico el paciente debe seguir unas pautas estrictas en su alimentación. Podremos dividir estas en 6 etapas, tal y como nos recuerda el Dr. Pujol Rafols, “es imprescindible que tanto para su salud como para el éxito de la intervención, el paciente sea fiel al 100% a este proceso”.

Etapa 1 tras una reducción de estómago

Es la primera frase tras el ByPass Gástrico, durante esta semana el paciente solo debe ingerir líquidos claros como por ejemplo leche descremada, jugos de frutas eso sí sin azúcar, caldos sin grasa, agua…  el objetivo, cómo no, es estar hidratado por lo que es aconsejable de que consuma líquidos durante todo el día y con un mínimo de 2 litros de agua al día.

Etapa 2 tras una reducción de estómago

Esta etapa tras la intervención por ByPass Gástrico duraré 14 días y es cuando el paciente, tal y como afirma el Dr. Pujol Rafols, “va a empezar a consumir purés o batidos de proteínas. El estómago ahora es más pequeño y se recomienda una ingesta que no sobrepase los 70 gramos de proteínas y los 8 vasos de agua”.

Obviamente, entre los alimentos a evitar están cafeína y las bebidas gaseosas, alcohol, carbohidratos y azúcares refinados. Se puede comer claras de huevo, quesos sin grasa, leche sin grasa, sopas en puré, zumos de verduras, café o té regular descafeinado. Teniendo en cuenta dejar unos 30 minutos de diferencia entre la toma de cada alimento y bebida. Además se recomienda la ingesta de vitaminas o suplementos multivitamínicos ricos en hierro, citrato de calcio para prevenir deficiencias nutricionales tras esta intervención de reducción de estómago.

Etapa 3 tras una reducción de estómago

En esta etapa podemos incluir en la diera alimentos blandos y tiene una duración de dos semanas”, comenta el Dr. Pujol Rafols.  El paciente será la primera vez que pueda consumir tras una reducción de estómago, carnes blandas y verduras cocidas aunque también se permite introducir una pequeña porción de grasa. Algunos alimentos posibles son huevos, pavo sin grasa, pescado, tofu, patatas, zanahorias, judías verdes, tomates, patatas, pepinos, plátanos…

Etapa 4 tras una reducción de estómago

Llegamos a la sexta semana tras la intervención de reducción de estómago por ByPass gástrico y se amplía el abanico de opciones para comer. Sin embargo esto no es sinónimo de comer lo que uno quiera. Se puede consumir proteínas, vegetales, y una cantidad limitada de granos. También poco azúcar, pero muy poco.

El paciente no debe introducir más de un alimento nuevo al día en su dieta, debe ir poco a poco. Comer despacio, masticar los alimentos cuidadosamente, tomar suficiente agua, separar la comida en ingestas de al menos 30 minutos, evitar alimentos procesados y envasados, comer alimentos bajos en grasas y calorías y como no evitar grasas y carbohidratos”, recomienda el Dr. Pujol Rafols, destacado doctor en reducción de estómago y ByPass Gástrico de Barcelona.

-------------------------------------------------------

"Tu cirugía en buenas manos"

Contactar con el Dr. Joan Pujol Rafols: https://www.cirugiayobesidad.es/contacto

 

 
 
 

Operarme de reducción de estómago me cambió la vida

Tras una reducción de estómago Carmen Delgado se define actualmente como una persona feliz, y hoy lo afirma con una sonrisa de oreja a oreja, ya que con sus 54 años pesa 55 kg. Después de haber padecido de obesidad durante 40 años y llegando a pesar 115 kg, al año de someterse a una reducción de estómago con el doctor Joan Pujol Rafols su vida cambió radicalmente.

Carmen, ¿por qué decidiste operarte? Estaba harta de dietas milagro, de bajar 30 kilos para subir en tres meses 20, de gastarme dinerales en nuevas dietas, pastillas milagrosas, batidos y demás inventos que hacían que perdiera salud, dinero y pocos kilos. Con mi exceso de peso y a las puertas de la menopausia, sabía que si no ponía solución y me operaba ya no iba a bajar kilos jamás.

¿Con qué técnica te operó el Dr. Joan Pujol Rafols y en qué consiste? El doctor me practicó una reducción de estómago. Esta técnica consiste en retirar una parte del estómago, haciéndolo más pequeño, y con ella la hormona que provoca el hambre. ¡Ahora me como un solo montadito y ya me siento llena!

Entre la operación y hasta llegar a tu peso ideal, ¿cuánto tiempo pasó? Menos de un año, la verdad es que empecé a bajar de peso bastante rápido. Con 80 me veía guapa, con 70 también, y con 60 imagínate. Ahora, que me mantengo entre los 55 y los 56 kg, me veo guapísima.

¿Qué provocaba la obesidad en tu vida? Provocaba infelicidad. Yo era una persona infeliz desde hacía mucho tiempo, solo me sentía feliz cuando adelgazaba algo, que era cuando me sentía bien conmigo misma, pero eso ya hacía mucho que no pasaba.

La obesidad afectaba a todos los ámbitos de mi vida, el profesional, el personal…Yo soy profesora y no me sentía cómoda dando clases, me avergonzaba. No estaba cómoda con mi pareja, no me apetecía salir a la calle, conducir me resultaba incómodo ya que los kilos no te permiten mover con agilidad. Ir de vacaciones, lo que todos deseamos, era un auténtico suplicio ya que implicaba caminar para visitar lugares y me cansaba, y luchar para no salir en las fotos. Otro problema era el sudor, tanto en verano como en invierno, la ropa me quedaba empapada. Y podría seguir enumerando más y más ejemplos.

¿Tu salud física se estaba viendo afectada? Desde luego. Tenía las rodillas muy resentidas, ya que al soportar tanto peso se iban desgastando. Llevaba ya varias operaciones y los cirujanos me comentaban que era clave adelgazar. Sufría de dolor de espalda, me sentía cero ágil, roncaba…

¿Llegó a afectar la obesidad a tu equilibrio emocional? Evidentemente, y el que diga que no me atrevo a decir que miente. Te afecta no verte como una persona “normal” y por tanto dejas de hacer vida “normal”. Sentirse gorda deriva en no gustarte cuando te reflejas en el espejo, en ir perdiendo la seguridad en ti misma y por tanto creer que no gustas a tu pareja (aunque no sea verdad), no querer hacer vida social, no tener ganas de ir de tiendas, que ir al trabajo se te haga un mundo porque lo pasas mal… Todo esto eso afecta y muchísimo, más de lo que nadie, si no lo ha pasado, pueda imaginar.

Saciaba mis miedos y mis inseguridades con la comida, y eso, no era vida. Yo había llegado a extremos en que dejaba de comer, no porque me sintiera llena si no porque me dolían las mandíbulas de masticar, era comprar comida por comprar, no por tener hambre.

¿En qué aspectos ha cambiado tu vida desde que te has operado? Absolutamente en todos. Me siento segura, guapa, divertida y ocurrente. Soy feliz y hago feliz a todos los que me aguantaron amargada. El día a día en mis clases es más cómodo, me puedo subir a una mesa sin tener miedo a romperla, para colgar los trabajos de mis alumnos. Me puedo vestir como quiera. Hasta ir de rebajas es una delicia, las tallas pequeñas son las que quedan en las rebajas y además son más baratas. He aprendido a cuidarme, por dentro y por fuera. Económicamente también es una ventaja: no gastas en tapas, en comidas, en el supermercado compras mucho menos porque comes mucho menos…

Cuesta dejar de pensar como una persona que solo piensa en comer. Ahora se me olvida comer porque no tengo sensación de hambre y de hecho me tengo que poner avisos en el móvil para comer. 

¿Realizas algún tipo de dieta? No, la verdad es que como de todo e intento que sea equilibrado. Algo curioso es que me han cambiado los gustos, como cosas que antes no me gustaban y al revés.

¿Actualmente realizas ejercicio físico? Actualmente no hago deporte aunque trabajo mucho… Ya sé que no es excusa, el ejercicio físico es básico y todos deberíamos de hacer. Es un pendiente que tengo.

¿Volverías a pasar por quirófano? Sin dudarlo un solo segundo. Solo hago que pensar que ojalá me hubiera operado mucho antes con el doctor Pujol Rafols. Con la reducción de estómago mi vida hubiera sido muy diferente.

¿Qué recomiendas a las personas que sufren obesidad? En primer lugar que sean sinceros consigo mismos y reconozcan que no son felices. La obesidad te limita la vida, te impide hacer muchísimas cosas que sí se pueden hacer estando en tu peso, en definitiva tener una vida totalmente normal. Animo a las personas que padecen obesidad a que afronten el miedo a la operación, porque a mi operarme me cambió la vida. Mi experiencia y mis fotos del antes y del después son la evidencia de que vale la pena hacer cualquier esfuerzo.

Puedes ver el video testimonial de la reducción de estómago de Carme en youtube clicando aquí

TU CIRUGÍA EN BUENAS MANOS.

Contacta con el Dr. Joan Pujol Rafols y te informaremos:

https://www.cirugiayobesidad.es/contacto

 

Las 10 claves de una operación de reducción de estómago

Dr. Joan Pujol Rafols: La obesidad y el sobrepeso tienen remedio. Si las prácticas naturales no han surtido efecto, pasar por el quirófano y someternos a una operación de reducción de estómago será una solución realmente efectiva. Con esta modalidad de cirugía bariátrica el estómago perderá capacidad y nos saciaremos más fácilmente.


A la banda gástrica, al balón intragástrico y a la gastrectomía vertical habría que sumar una nueva modalidad quirúrgica que nos ayudará a una pérdida rápida y eficaz de peso; el bypass gástrico. Se define como una operación de reducción de estómago mediante la cual se limitará la cantidad de alimentos que se pueden ingerir, reduciendo la absorción de nutrientes y satisfaciendo nuestro deseo de comer más rápidamente. Ahora, con unas pequeñas proporciones nos sentiremos como si hubiésemos tomado muchas raciones de un mismo plato. La ciencia nos aporta la solución, pero también dependerá de nuestro esfuerzo y concienciación que esta inversión que hemos realizado surta sus efectos. Y es que el bypass gástrico deberá ir acompañado a posteriori de unos hábitos saludables (dieta equilibrada y ejercicio físico). ¡Es importante dejarnos asesorar por nuestro especialista en todo momento!

10 claves de una reducción de estómago eficaz

 

Si te estás planteando someterte a una operación quirúrgica para bajar de peso, y el bypass gástrico te parece la mejor opción, presta mucha atención a las claves de esta operación de reducción de estómago, cada vez más exitosa entre la población.

1. Paciente idóneo: El bypass gástrico es aconsejable para toda aquella persona que, tras haber intentado seguir una dieta equilibrada y una práctica regular de ejercicio, vea que no es capaz de bajar de peso como quisiese. En concreto, la operación de reducción de estómago va dirigida a toda aquella persona cuyo Índice de Masa Corporal (IMC) sea igual o superior a 40. No obstante, si su IMC es entre 35 y 40, y a éste se le suman otros problemas de salud, sería susceptible a este tratamiento.

2. Razones: La operación de reducción de estómago ayuda a prevenir futuros riesgos para nuestra vida, es decir, problemas de salud estrechamente relacionados con el peso (hipertensión, enfermedades del corazón, diabetes o apnea del sueño).

3. Coste: Su precio puede oscilar entre los 8.000 y los 12.000 euros, dependiendo del país, del centro al que recurramos y de la técnica de cirugía bariática utilizada. Actualmente la Seguridad Social cubre las intervenciones de reducción de estómago en algunos supuestos y con un número de técnicas quirúrgicas limitadas. Hay que tener en cuenta también el tiempo que tendremos que esperar para operarnos que será muy superiór en la medicina pública ya que cuenta con una elevada lista de espera. Todos estos son los factores a tener en cuenta cuando nos preguntamos cuánto cuesta una reducción de estómago.

4. Preparación para la cirugía: El paciente deberá dejarse asesorar en todo momento por el equipo médico, el cual estudiará su situación y determinará si es necesario que se someta a diferentes exámenes de laboratorio antes de la operación de reducción de estómago. De igual modo, el paciente tendrá que poner de su parte y seguir tanto una alimentación saludable como evitar hábitos nocivos para su salud (fumar y beber alcohol) y el consumo de medicamentos (aspirinas e ibuprofenos).

5. La operación: Normalmente se efectuará mediante una técnica laparoscópica (técnica invasiva), es decir, empleando una microcámara colocada en el interior del organismo mediante pequeños orificios, evitando así tener que realizar grandes incisiones. El tiempo de una operación de reducción de estómago suele ser de unas 3 horas.

  • El primer paso será reducir el estómago, dividiéndolo en dos partesuna parte muy pequeña que recibirá el alimento que viene de la boca y una parte residual (por la que no pasa el alimento) encargada de seguir segregando jugos y conectando los alimentos con el hígado y el páncreas.

  • El segundo paso de la operación de reducción de estómago será puentear el intestino, consiguiendo de este modo que la secreción de los jugos gástricos y el alimento se uniesen a 75-200 centímetros del estómago, evitando que éste absorbiese gran parte de los alimentos ingeridos. Durante la intervención se mantendrán drenajes intrabdominales que serán vigilados por los cirujanos durante los días siguientes con el fin de detectar posibles fugas.

6. Post-operatorio: La operación de reducción de estómago se realiza en el hospital y utilizando anestesia general, por lo que el paciente podrá ser dado de alta de la clínica en unos 3-5 días.

7. Riesgos: A corto-medio plazo, una operación de reducción de estómago podría traer problemas específicos: sangrado excesivo, infección, coágulos de la sangre, problemas pulmonares, obstrucción intestinal, diarrea, náuseas, neumonía, vómitos, hernia, diabetes, desnutrición y úlceras. No obstante, cada caso es un mundo.

8. Recuperación: Los dos días posteriores a la operación de reducción de estómago se limitará especialmente la alimentación, mientras que durante 12 días tendremos que seguir una dieta muy estricta. Ésta comenzará ingiriendo líquidos, luego alimentos blandos y posteriormente alimentos sólidos.

9. Sensaciones a posteriori: De igual modo, podríamos percibir cambios en nuestro cuerpo: dolores, sensación de cansancio y frío, piel seca y flácida, pérdida de cabello o cambios de humor. Es importante que hagamos un gran ejercicio mental y seamos capaces de concienciarnos sobre el paso que hemos dado, compartiendo nuestra experiencia con amigos u otras personas que han pasado por la misma situación.

10. Actuación post-quirúrgica: Si la operación de reducción de estómago no funciona tendremos que ponernos nuevamente en manos de nuestro especialista. Es importantísimo seguir las pautas saludables recomendadas (hidratación constante, ejercicio físico 3-5 veces por semana, dieta equilibrada, etc.). No obstante, diversos estudios demuestran que alrededor del 78% del peso corporal se pierde en el primer año después de la cirugía.

UCOM: más de 20 años de experiencia en intervenciones de reducción de estómago

 

La Unidad de Cirugía de la Obesidad y Metabólica (UCOM), liderada por el Dr. Joan Pujol Rafols está conformada por un equipo médico multidisciplinar ampliamente especializado y con más de 20 años de experiencia en todo tipo de intervenciones de cirugía bariática. El Dr. Pujol Rafols busca siempre el tratamiento más indicado para cada paciente, poniendo en práctica las técnicas quirúrgicas más avanzadas. En UCOM, el acompañamiento y asesoramiento al paciente es constante y personalizado tanto antes como después de la intervención.   

TU CIRUGÍA EN BUENAS MANOS. Contacta con el Dr. Joan Pujol Rafols.

 

#drjoanpujolrafols #drpujol

 

Charlas informativas sobre obesidad - UCOM

El caso de Miguel muñoz. Antes pesaba 200 kilos y en 4 años ha conseguido perder 117 kilos después de someterse a una reducción de estómago.  Tanto él, como otra paciente, Montse, cuentan como les ha cambiado favorablemente la vida.

Operación de reducción de estómago - El caso de la joven Elena Terradas

Elena, una joven  de 20 años que a su corta edad, llegó a pesar 130 kilos, pero gracias a un bypass gástrico que le ha salvado la vida. Ahora pesa 68 kilos.

Testimonio de Lucía Covelo

Testimonio de la paciente Lucía Covelo  sobre el cambio positivo en su vida, a nivel de salud, estético y de autoestima después de haber sido operada por el Dr. Joan Pujol, que la ha intervenido practicándole una reducción de estómago.

Páginas

Suscribirse a RSS - reducción de estómago