Elena Terradas Sala

Por mis problemas personales y mi adolescencia.

Por mis problemas personales y mi adolescencia (sin querer escuchar a nadie) me vi envuelta en una enfermedad de la que quería huir y no sabia cómo. Me hice comedora compulsiva poco a poco sin darme cuenta. A medida que iba comiendo mi calidad de vida disminuía. Con dieciocho años ya no iba ni a la playa (y vivo en Platja d’Aro, uno de los mejores lugares de la Costa Brava con dos kilómetros de playa) ni a pasear.

En las fotografías con mis amigas me escondía detrás para que no se viera el enorme cuerpo que tenia Los tobillos se me hinchaban, casi no podía abrocharme las bambas. Había llegado a 130 kilos, una 64 o más de talla de pantalón (me los hacían a medida). No encontraba ropa en ninguna tienda y me fui encerrando en mi casa (el lugar donde tenía mi refugio y me evadía de mi problema).
Mis padres y familiares preocupados y buscando alguna solución, yo negándome a dejar de comer , la ansiedad hacia que cada día comiera de todo y más.

Finalmente, después de acudir a muchos especialistas, psicólogos, mi madre por Internet localizó al Dr. Joan Pujol Rafols (mi ángel de la guarda). Sin pensarlo pedimos visita y allí me presente para que me pudiera dar una solución.

Después de la visita la valoración fue una operación de reducción de estómago. Salí convencida de que tenia que operarme. Sabia que si no tomaba medidas urgentes los kilos me pasarían factura a la larga.


Me operé el 18 de noviembre de 2009, la operación fue estupendamente, tanto que a los cuatro días me fui a mi casa. A las tres semanas reinicié mis estudios y mi trabajo de fin de semana en la peluquería.

Ahora peso 68 kilos, por lo tanto he perdido 62, menudo cambio!

Es ahora cuando tengo la vida con la que tanto soñé, poderme vestir en tiendas de jóvenes como yo. Tengo la talla S de jersey y la 40 de pantalón.

Salir de fiesta, ponerme un vestido corto (cosa que no hacia desde que era una niña), me enorgullece. Mi carácter ha cambiado drásticamente. Ahora la gente no me mira por la calle por lo gorda que soy, sino por lo guapa que estoy.

Gracias profundamente a mi familia que en todo momento me apoyo y me ayudo, y a mi ángel de la guarda, el Dr. Joan Pujol Rafols.

Share:

Testimonios

David Cata y Montse Aliu

ByPass Gástrico

Vanesa Carrillo Paton

ByPass Gástrico

Mª Ángeles Moreno

ByPass Gástrico

Mireia Fernandez Barba

ByPass Gástrico

Sara Carmona

ByPass Gástrico

Virginia García

ByPass Gástrico