Asesoramiento psicológico

Asesoramiento psicológico

Deben de tenerse en cuenta los condicionantes psíquicos a la hora de empezar un tratamiento de adelgazamiento para conseguir óptimos resultados de salud y bienestar emocional.

La base es la alimentación y el ejercicio
Los primeros pasos para perder peso son recurrir a endocrinos nutricionistas o dietistas para empezar una dieta, todo esto sin olvidar la incorporación de actividad física.
Pero hay un gran número de investigaciones que recogen que mediante una dieta hipocalórica y ejercicio se consigue una disminución inicial en el peso de personas obesas, pero más adelante, casi el 90% recupera el peso con el que habían comenzado el tratamiento, incluso muchos lo superan.

Muchos de los afectados por sobrepeso se quejan de haber probado varias dietas, sin éxito.
Esto refleja que la modificación de hábitos alimentarios y la actividad física, a pesar de ser esenciales para conseguir un peso saludable, no son suficientes para mantenerlo. Para ser sostenido en el tiempo es necesario prestar atención a otras variables.
En la mayoría de los casos son factores psicológicos los que precipitan los pacientes al consumo desbordado de alimentos. Por esto deben de tenerse en cuenta los condicionantes psíquicos a la hora de empezar un plan de adelgazamiento o para mantener el peso después de haber conseguido alcanzar el deseado.

¿En qué influye un psicólogo?
El psicólogo ayuda los pacientes a estar motivados, a fortalecer el autocontrol y a ser constantes en el seguimiento de los regímenes alimenticios, un conjunto de conductas que son clave para el logro de resultados satisfactorios.

Dificultades frecuentes
Los principales problemas radican en que muchos de estos pacientes tienen dificultades para identificar las propias sensaciones, no llegando a distinguir hambre de saciedad ni hambre de otras emociones cotidianas. La consecuencia de esto es comer como respuesta a las emociones más diversas. Además, considerables pacientes fluctúan por estados emocionales extremos, de modo que pasan de descontrolarse con las comidas a seguir dietas muy estrictas. Otra de las situaciones frecuentes son los casos de baja autoestima, en los que los pacientes no están a gusto con el sentimiento que les despierta su propia imagen, por lo que es muy necesario un refuerzo emocional que reconforte la autoestima.
De no ser tratadas estas características psicológicas, en la mayoría de los casos, el paciente no es capaz de comprometerse adecuadamente con el tratamiento, conllevando a grandes dificultades para mantener el ideal conseguido.

En UCOM ofrecemos supervisión pre y post cirugía para conseguir unos mejores resultados.

 

CONTACTE CON NOSOTROS