Balón Gástrico o Intragástrico

Perder peso sin cirugía y de manera efectiva es actualmente una posibilidad muy real. El balón gástrico o balón intragástrico es uno de los tratamientos más conocidos y exitosos para combatir la obesidad de una manera no invasiva. Esta técnica ambulatoria se basa en introducir un globo de silicona médica, flexible y blando, en el interior del estómago, que limitará la capacidad estomacal y provocará una sensación de plenitud que contribuirá a no comer en exceso. 

¿Cómo es el Balón Gástrico?

Balón gástrico

El balón gástrico o balón intragástrico es un globo de silicona médica flexible que se introduce en el estómago del paciente. Este globo, que se rellena de una solución salina, se mantiene flotando en el estómago, provocando una sensación de plenitud que ayuda a no ingerir en exceso. Justamente, la finalidad del balón gástrico, que permanecerá una media de seis meses dentro del estómago, es conseguir un estado de saciedad, limitando así la sensación de hambre.

Características del tratamiento con Balón Gástrico:

  • Sin cirugía
  • Sin ingreso
  • Totalmente reversible
  • Mínimo riesgo, máxima seguridad
  • Más de 25.000 pacientes tratados en todo el mundo

¿Cómo se coloca el balón gástrico?

La colocación del balón gástrico solo dura unos veinte minutos y se puede llevar a cabo en un centro médico con atención ambulatoria sin necesidad de ingreso. El balón se implanta por medio de una técnica no invasiva, la endoscopia, es decir, sin necesidad de cirugía y con sedación profunda.

El éxito del Balón Gástrico

La disminución de la sensación de hambre es la clave del éxito de la técnica del balón gástrico. La consecuencia directa es una pérdida de peso considerable en un periodo muy breve de tiempo. Además, a este éxito contribuye de manera significativa el hecho que su colocación sea tan rápida y sencilla.

Infórmate sin compromiso

Hablemos de tu caso

Déjanos tus datos y nos podremos en contacto contigo a la mayor brevedad.

¿Cuándo es recomendable el Balón Intragástrico?

El balón gástrico está indicado para pacientes obesos entre 18 y 60 años y que presentan un índice de masa corporal (IMC) de entre 30 y 40 kg, es decir, obesidad premórbida, que normalmente equivale a un exceso de peso de 15 a 25 kg.

El tratamiento del balón intragástrico también está indicado para pacientes que padecen enfermedades relacionadas con el sobrepeso, como por ejemplo, patologías metabólicas, respiratorias, cardíacas, en las articulaciones, hipertensión… Y que requieren bajar de peso para solucionar o mejorar su estado de salud. 

El balón gástrico también puede colocarse, de manera más excepcional, para disminuir el riesgo quirúrgico, en presencia de contraindicaciones para la cirugía, y en casos de sobrepeso leve siempre y cuando los métodos convencionales, como dietas y fármacos, no hayan funcionado.

Balon gastrico

Cuándo se desaconseja el balón gástrico

La implantación del balón intragástrico está contraindicado en personas con trastornos endocrinológicos, así como en pacientes que hayan sido sometidos anteriormente a cirugías gástricas como por ejemplo de hernia de hiato. Este tratamiento también está contraindicado en pacientes con trastornos mentales o trastornos severos de la coagulación. Asimismo la colocación del balón gástrico se desaconseja en mujeres que estén embarazadas.

“Perder el exceso de peso con la técnica del Balón Gástrico es un enfoque no quirúrgico.”

Dr. Joan Pujol Rafols

¿Durante cuánto tiempo se lleva el Balón Gástrico?

La duración del tratamiento del balón gástrico suele ser de unos 6 meses. Durante los primeros días de su implantación es habitual tener náuseas, incluso vómitos, y molestias en epigastrio ya que el estómago intenta liberarse de este ente foráneo. Después de 2 o 3 días el paciente vuelve a su estado habitual. Existen muy pocos casos en que el la implantación del balón provoque una intolerancia y tenga, en consecuencia, que ser retirado.

Pasado medio año, el equipo médico procede a su retirada por medio de sedación profunda. Se punciona el balón para desinflarlo y luego se procede a su extracción. La razón por la cual el balón gástrico se extrae a los 6 meses es que transcurrido este tiempo el organismo identifica el balón como estímulo falso y la pérdida de peso disminuye.

Una vez colocado el Balón Gástrico, ¿hay que hacer algo más?

El balón intragástrico en sí mismo no produce una pérdida de peso: es necesario seguir controles médicos. Así pues, el paciente deberá ser controlado por un equipo multidisciplinar, compuesto por endocrinos, nutricionistas, psicólogos, que evaluará de forma periódica su evolución. Durante el seguimiento se realizarán análisis, se controlará el peso, se realizarán ajustes en la dieta, y se definirá el ejercicio físico indicado.

Durante el primer mes se realizarán sesiones de control semanales y a partir de este primer mes, las sesiones pasarán a ser mensuales. Es clave que la dieta se ajuste a la situación del paciente. Al principio se limitará a la ingesta de líquidos, y poco a poco se irán introduciendo alimentos más sólidos como purés, y hasta llegar a alimentos sólidos, en la medida en que el estómago los tolere. 

El equipo de expertos médicos orientará y apoyará al paciente regularmente con dichas sesiones, cuya finalidad será ofrecer apoyo al paciente para lograr una pérdida de peso mantenida en el tiempo

El tratamiento del Balón Gástrico en Barcelona: cuánto cuesta

Las personas que padecen obesidad ahora tienen la oportunidad de solventar su problema de exceso de peso con el tratamiento del balón gástrico. Es la intervención de cirugía bariatrica que tiene el precio más reducido, al tratarse de una intervención ambulatoria sin ingreso hospitalario. 

El precio que deberá pagar el paciente se verá condicionado por las coberturas de su seguro médico Para solicitar todo tipo de información, asesoramiento y precio del balón gástrico, contacta sin compromiso con nuestro equipo médico que estudiará junto con el paciente cual es el tratamiento para la pérdida de peso más indicado en su caso. 

Historia del Balón Gástrico o Intragástrico

La cirugía bariátrica o de la obesidad para la reducción de estómago y por tanto para conseguir pérdida significativa de peso es considerada la técnica más eficiente. Actualmente la cirugía de la obesidad ha experimentado muchos avances y se considera, gracias a técnicas como la endoscopia, una intervención mínimamente invasiva. 

Si nos remontamos a la década de los 70, la situación era muy diferente. Someter a este tipo de cirugías a personas con una obesidad severa, sin antes haber perdido algo de peso, resultaba un riesgo muy alto. Fue entonces cuando se iniciaron investigaciones que dieron como resultado, entre 1975 y 1980, una nueva técnica: el tratamiento del balón gástrico. 

La forma y el material del balón intragástrico ha ido cambiando y evolucionando con el tiempo. En sus inicios el balón era de forma cuadrada, después pasó a tener forma de media luna y finalmente se diseñó en forma de globo. En cuanto al material, en un principio los balones gástricos eran de polietileno y se llenaban de aire. Esta modalidad no era 100% segura para el paciente ya que si el globo se desinflaba, el aire podía pasar a los intestinos. Después de distintas pruebas, se llegó a la conclusión que el material más adecuado y por tanto el definitivo para el balón gástrico debía de ser la silicona médica, que se rellenaría de un suero fisiológico o solución salina de color azul que permitiera detectar si el globo gástrico sufre alguna alteración.

Explícanos tu caso y resuelve tus problemas de peso

Ponte en contacto con UCOM para que podamos estudiar tu caso y ofrecerte una solución definitiva y a medida