Cómo combatir la astenia otoñal

Combatir la astenia otoñal

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

El otoño acaba de aterrizar y con él llegarán temperaturas cada vez más frescas y agradables. El paso de una estación a la otra conlleva, sin embargo, la reducción de horas de sol y necesaria adaptación del organismo al cambio, que en ocasiones puede provocarnos la llamada astenia otoñal. Combatir esta reacción del organismo al cambio de estación y paliar sus efectos llegado el caso es sencillo siguiendo una serie de sencillas pautas.

¿Qué es la astenia otoñal?

La astenia otoñal aparece como consecuencia de las dificultades con las que se encuentra nuestro organismo a la hora de adaptarse a los cambios que conlleva el cambio de estación. El descenso de las temperaturas, la disminución de las horas de luz e incluso la vuelta a la rutina tras el periodo estival son los principales detonantes de la aparición de la astenia de otoño.

La astenia otoñal es una afección temporal que durará, con mayor o menor gravedad, el tiempo que nuestro organismo tarde en adaptarse a esos cambios típicos del otoño. Este periodo puede durar entre unos 5 o 7 días, aunque en algunas personas puede extenderse hasta 15 días.

¿Cómo puede afectarnos la astenia otoñal?

Con la astenia otoñal pueden aparecer toda una serie de síntomas temporales que pueden manifestarse de forma aislada o en combinación de varios de ellos. Los síntomas que aparecen con mayor frecuencia son:

  • Cansancio, debilidad física y apatía
  • Trastorno del sueño (Puede aparecer tanto somnolencia como dificultad para conciliar el sueño). 
  • Tristeza, irritabilidad y otros cambios en el estado de ánimo.
  • Trastorno alimentario (tanto con pérdida como con exceso de apetito)
  • Dificultad de concentración
  • Disminución de la lívido

Astenia Otoñal y Obesidad

Tanto las personas con Obesidad como aquellas que se han sometido con éxito a una cirugía bariátrica de pérdida de peso han de tener en cuenta que la astenia otoñal puede afectar especialmente al paciente bariátrico. Esto es así porque, como hemos visto, uno de sus principales síntomas es el trastorno alimentario con un aumento en el apetito que puede llevarnos a ganar unos kilos extra.

Cómo combatir la astenia otoñal

Aunque se trate de un trastorno pasajero, combatir la astenia otoñal y lograr terminar cuanto antes con los síntomas una vez se han manifestado es posible con unas sencillas pautas:

Ejercicio físico

Muchos estudios demuestran que la práctica regular de ejercicio incide en el bienestar físico, mental y social de las personas. Sus beneficios, adaptados a las necesidades de cada uno, serán siempre superiores a los inconvenientes que podamos encontrar. Así pues, ¡ponte en marcha! Intenta hacer ejercicio tres veces a la semana. Y ten en cuenta que cualquier medida que implique un aumento en la actividad física es aconsejable: prescindir del ascensor, ir andando o en bicicleta al trabajo, pasear en los ratos de ocio, entre otros.

la importancia del ejercicio físico después de la cirugía bariátrica

Dieta equilibrada

Otro pilar básico a la hora de combatir esta astenia otoñal es llevar una dieta equilibrada y variada. Conviene aumentar la presencia de cereales, legumbres, frutas y verduras de temporada, es decir, aumentar con medida, el consumo de hidratos de carbono y por otro lado reducir el consumo de grasas. Intenta consumir productos integrales, ricos en fibra y vitaminas del grupo B; aumentar el consumo de ácidos grasos como los Omega 3 que se encuentran mayoritariamente en los pescados azules y consumir alimentos probióticos para reforzar el sistema inmunológico. Y sobre todo evita los llamados azúcares rápidos: pastas, grasas saturadas, fritos o salsas.

La alimentación después de una reducción de estómago

Luz solar

También hay que tratar de contrarrestar en la medida de lo posible el menor número de horas de sol que conlleva el horario de invierno. Por ello, es aconsejable aumentar nuestra exposición a la luz solar siempre que sea posible. Muchas veces nuestro día a día no nos lo permite, ya que pasamos la mayor parte de horas con luz natural en el trabajo o en otras ocupaciones, pero hay que tratar de paliar esta circunstancia planificando salidas al sol durante el fin de semana o adaptando nuestro horario de ejercicio físico en el exterior a primera hora del día, por ejemplo. 

luz solar otoño

Descanso suficiente

Y por último recuerda que dormir es reparador. Es conveniente descansar un número de horas suficiente (idealmente, un mínimo de 7 horas al día en personas adultas) y que sea un sueño de calidad. La mejor forma de lograrlo es estableciendo un horario rutinario que nos lleve a acostarnos siempre a la misma hora y evitar todo tipo de pantallas (televisión, móvil) en el dormitorio. Para propiciar el descanso también es recomendable cenar ligero y unas 2 horas antes de acostarse. Hay que tener en cuenta que no dormimos únicamente para que el cuerpo descanse. Mientras se duerme el cerebro consolida las memorias y regula el estado del humor, disminuyendo la agresividad y la ansiedad.

Explícanos tu caso y resuelve tus problemas de peso

Ponte en contacto con UCOM para que podamos estudiar tu caso y ofrecerte una solución definitiva y a medida

Pedir cita con el Dr. Pujol

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para agendar una cita con el Dr. Pujol.